Categoría: IVA

Devolución del IVA mensual (REDEME)

En noviembre puede optar por la devolución mensual.

 Su empresa siempre soporta más IVA del que repercute, por lo que debe esperar a la última declaración del año para solicitar la devolución del saldo a su favor. Esto puede ocurrir, por ejemplo:

 – Si su empresa repercute un tipo de IVA inferior al que soporta.

– Si efectúa muchas ventas al extranjero (que van sin IVA).

– Si ejecuta obras de construcción o rehabilitación para otros empresarios (que ahora tampoco llevan IVA).

 Pues bien, sepa que este mes de noviembre puede optar por el Régimen de devolución mensual (REDEME), de forma que a partir de 2014 pueda solicitar cada mes el IVA que resulte a su favor.

 Eso sí, tenga en cuenta que eso le obligará a presentar cada mes una declaración con el contenido de los libros registro de IVA.

 

 

 Si quiere optar por el régimen de devolución mensual, póngase en contacto con nosotros; le ayudaremos a analizar si dicho régimen le conviene a su empresa y a cumplir con las obligaciones formales que implica.

Nuevos requisitos para recuperar el IVA repercutido

Se han introducido nuevos formalismos para recuperar el IVA.

 

Si un cliente no le paga una factura, su empresa podrá recuperar el IVA que repercutió en el momento de la venta y que tuvo que ingresar a pesar de no haberlo cobrado. Para ello, deberá cumplir una serie de requisitos formales y temporales (por ejemplo, dejar pasar seis meses desde la fecha de la venta para reclamar la devolución de dicho IVA).

Pues bien, sepa que recientemente se han introducido nuevos requisitos para llevar a cabo este procedimiento. De este modo:

– En caso de que el cliente haya entrado en concurso de acreedores, habrá de expedirse y remitirse también una copia de la factura rectificativa a la administración concursal y en el mismo plazo de un mes desde la fecha de su expedición.

– Tanto el acreedor como el deudor tendrán que comunicar por vía electrónica, a través del formulario disponible a tal efecto en la sede electrónica de la Agencia Tributaria la modificación de la base imponible practicada.

– En el supuesto de créditos incobrables, habrá de hacer constar que el deudor no ha sido declarado en concurso o, en su caso, que la factura rectificativa expedida es anterior a la fecha del auto de declaración de concurso.

– Los documentos a acompañar a la comunicación a la AEAT de la modificación de la base imponible deben remitirse a través del registro electrónico de la propia AEAT.

– En el supuesto de concurso, en relación con los documentos a presentar a la AEAT acompañando a la modificación de la base imponible, se elimina la obligación de adjuntar la copia del auto judicial de declaración de concurso del destinatario de las operaciones cuya base imponible se modifica o la certificación del Registro Mercantil, en su caso, acreditativa de aquel.

 

 

 

Si algún cliente deja de pagarle una factura, nuestros asesores le ayudarán a recuperar el IVA cumpliendo con los nuevos requisitos que exige la ley.

 

Analice si le interesa o no acogerse al nuevo criterio de caja

Antes de aplicarlo evalúe los pros y los contras.

 

A partir de 2014 existirá un nuevo régimen de IVA de caja, que permitirá a las empresas que facturen menos de dos millones de Euros no tener que ingresar el IVA hasta que no lo cobren.

Si su empresa quiere acogerse a dicho régimen, deberá presentar una declaración censal en diciembre.

No obstante, aunque a primera vista puede parecer que este nuevo régimen le va a interesar a todas las empresas, sepa que tiene algunos inconvenientes que usted debe conocer antes de optar por él:

 – En primer lugar, la posibilidad de retrasar el ingreso del IVA no es indefinida. En caso de que el cliente no le pague, dicho IVA se devengará el 31 de diciembre del año siguiente al que se haya producido la operación, lo que le obligará a ingresarlo en la declaración de ese período.

 – Asimismo, el IVA de caja conlleva un aumento de las obligaciones contables y de cumplimiento de los libros registro que puede suponer unas mayores cargas administrativas.

 – Además, provoca que los clientes que reciben las facturas de su empresa (aunque no estén acogidos al régimen de caja) no puedan deducirse el IVA  soportado hasta que no lo paguen.

 – Por último, su empresa tampoco podrá deducirse el IVA que soporte en todas sus facturas hasta que no las pague. Esta regla es aplicable a todas las facturas que reciba, tanto si proceden de otras empresas o empresarios que apliquen el criterio de caja como si proceden de otros que no lo apliquen.

 

 

 

 Le ayudaremos a comprobar si su empresa cumple los requisitos para optar por este nuevo régimen y a decidir si le conviene o no aplicarlo.

 

LIMITADOS LOS PAGOS EN EFECTIVO

Quedan prohibidos los pagos en efectivo por importe igual o superior a 2.500 euros.

Un reciente cambio legal prohíbe los pagos en efectivo por un importe igualo superior a 2.500 euros, siempre que una de las partes de la transacción actúe como empresario o profesional. Por tanto, la limitación no se aplica a los pagos entre particulares. Además, tenga en cuenta:

  •  Se consideran pagos en efectivo los realizados en metálico o con cheque bancario al portador, pero no los pagos realizados con cheque nominativo o por transferencia.
  •  La multa por incumplir la prohibición es del 25% del importe pagado en efectivo. Hacienda puede multar tanto al que paga como al que cobra, pero si uno de los dos denuncia los he¬chos, no será sancionado.

En pagos fraccionados, si el importe de la operación es igualo superior a 2.500 euros, no se podrá pagar en efectivo aunque dicho pago se fraccione en varias entregas de importe inferior, o aunque una parte del precio quede aplazada. Tampoco será posible pagar una parte en efectivo y el resto, por ejemplo, por transferencia.

En caso de operaciones de tracto sucesivo -por ejemplo, los alquileres, que se pagan mes a mes-, se atiende al momento en el que es exigible cada entrega. Por ejemplo, si en un alquiler se pagan 2.000 euros al mes, el pago podrá realizarse en efectivo, al no superar los 2.500 euros previstos como límite por la normativa.

CAMBIOS EN EL IVA DE LAS OBRAS

Cambios importantes en el IVA de las Obras

Desde finales del año pasado, cuando una empresa es contratada por otra para construir o rehabilitar un inmueble, ya no debe repercutir IVA.

A finales del año pasado se introdujeron cambios en el lVA aplicable en las obras realizadas sobre inmuebles, de forma que, en algunos casos, quien las realiza ya no debe repercutir IVA, y es la empresa que las contrata la que debe liquidar el impuesto, mediante el mecanismo de la autorrepercusión.

No obstante, este cambio no afecta a todas las obras, sino sólo a aquéllas que hayan sido contratadas por una empresa y en las que se lleve a cabo o se participe en la construcción o rehabilitación de una edificación o en la urbanización de un terreno.

En el resto de obras (por ejemplo, reparaciones que no se consideran legalmente como rehabilitaciones), quien las lleve a cabo deberá seguir repercutiendo IVA.

ADIOS A LOS TIQUES

En 2013 los tiques se sustituyen por facturas simplificadas

Desde el 1 de enero de 2013, los antiguos tiques han sido sustituidos por las nuevas facturas simplificadas, que deben contener algo más de información:

  • Deben incluir el número y la serie, el NIF y la denominación del emisor, el tipo de IVA aplicado (o la expresión “IVA incluido”) y la contra prestación total.
  • A partir de ahora, también es obligatorio que incluyan la fecha de expedición, la identificación de los bienes entregados o los servicios prestados y, en las ventas en las que se apliquen varios tipos de IVA, el desglose de la base imponible correspondiente a cada tipo.

Además, ahora todas las empresas, y no sólo las que venden al por menor o desarrollan actividades dirigidas a consumidores finales,  pueden emitir este tipo de documentos en los siguientes casos:

  • En aquellas operaciones que no superen los 400 euros (IVA incluido).
  • Cuando se emitan facturas rectificativas (cualquiera que sea el importe de éstas).

Estas facturas simplificadas también permiten a las empresas que las reciban deducirse el ¡VA soportado. Eso sí, en ese caso, además de los datos mínimos antes indicados, dichas facturas deberán contener el NIF del receptor y su domicilio (no es necesario incluir el nombre), así como la cuota de ¡VA que se esté repercutiendo.

Si tiene alguna duda sobre las nuevas facturas simplificadas, consúltenos